En este viaje interesante conocerá la historia y la cultura de Uzbekistán, verá los monumentos antiguos de Samarkanda, Bujara y Jiva, que son famosos en todo el mundo. Estas ciudades todavía guardan la memoria sobre Alejandro Magno, Gengis-khan, numerosas caravanas de la Gran Ruta de la seda y por supuesto del gran personaje histórico – el legendario Tamerlán.

Cada uno que alguna vez haya escuchado sobre la belleza y riqueza de las tierras fértiles de Asia Central, seguramente ha oído hablar sobre Amir Timur, un destacado hombre de estado y adalid talentoso. Sus grandiosas campañas militares y conquistas son conocidas fuera de los límites de Asia.

La historia ha dejado una multitud de misterios y leyendas que cuentan sobre su gran imperio, las tierras del cual se extendían de Armenia en el oeste hasta la India en el este, del Cáucaso y el Mar de Aral en el norte hasta el Golfo Pérsico en el sur. Con su nombre está relacionada la prosperidad de la famosa Samarkanda – la ciudad elegida por Tamerlán en calidad de la hermosa capital de su imperio. Sus cúpulas azules y muros antiguos todavía atraen a los viajeros de todos los rincones del planeta.

Les invitamos a Uzbekistán para realizar este fascinante viaje por las tierras que en antigüedad eran las joyas de aquel imperio poderoso creado por el gran adalid. La gran Samarkanda y sagrada Bujara, misteriosa Jiva y hospitalario Tashkent – estas perlas de Uzbekistán Le confiarán sus secretos y contarán sobre el imperio maravilloso y misterioso, hacia el corazón del cual va a dirigirse.

 

DIA 1 CIUDAD DE ORIGEN – TASHKENT
Salida en vuelo de línea regular con destino a Tashkent. Noche a bordo.

DIA 2 TASHKENT
Llegada a Tashkent. Alojamiento en el hotel. Descanso. Excursión por Tashkent. Hoy vamos a conocer Tashkent una de las ciudades más antiguas de Asia Central. A pesar de que durante el tiempo de Amir Timur la actual capital de Uzbekistán era una ciudad pequeña, este lugar ya era conocido, porque aquí paraban y encontraban refugio las caravanas que se dirigían a China y Asia Occidental. El poder de Amir Timur fue reconocido en Tashkent sólo en 1370 cuando todos los jefes militares de Maverannahr prestaron juramento al gran jefe militar. Así, la anexión de Tashkent al imperio de Timur fue un paso estratégico en el proceso de la unificación de regiones en un imperio poderoso con el poder centralizado. Empezaremos nuestra excursión visitando la ciudad antigua. Primero verá la madraza Barak-khan. Es un magnífico monumento del siglo XVI que está situado en el mismo corazón del casco antiguo en la plaza Khast-Imam y ahora, igual como en el pasado, está rodeado por viejas casas de adobe. Antes en este edificio estaba situada la Junta espiritual de los musulmanes de Asia Central dirigida por mufti. También en esta plaza se encuentra una biblioteca rica de los manuscritos orientales y en una habitación especial se guarda el famoso Corán del tercer califa Osmán que fue escrito a mediados del siglo VII y es la fuente originaria del libro sagrado del islam – el Corán. Este manuscrito antiguo con el texto original del Corán consistía de 353 folios hechos de pergamino de un tamaño grande, antes se guardaba en la tesorería de califas (en las ciudades como Medina, Damasco, Bagdad). Durante el tiempo de Amir Timur el Corán de Osmán fue traído de Bagdad a Uzbekistán, luego en el siglo XIX estaba en San Petersburgo, en las manos de los científicos rusos que comprobaron su autenticidad, y luego a través de Ufa otra vez se encontró en Asia Central donde se guarda hasta hoy en día. El mausoleo de Kaffal-al-Shashi (s.XVI) es un mausoleo-khanako, que tiene la planificación asimétrica y está cubierto con cúpula. El khanako es como un albergue para los peregrinos que tiene varias celdas – así llamadas khudjras. El mausoleo fue construido en el siglo X en el lugar donde enterraron a Kaffal al Shashi, el famoso misionero que predicaba el shafiitismo. Además él era un poeta místico. Más tarde después de la reconstrucción del mausoleo este sitio se hizo un lugar popular de peregrinación para los musulmanes. La siguiente perla es el mausoleo de Yunus-khan. Este monumento fue construido en el siglo XV en honor de uno de los gobernadores de Tashkent. Ahora todo el barrio lleva el nombre de este señor feudal de la Edad Media – Yunus-Abad. El edificio se ha conservado bien hasta hoy día. Una joya más de Tashkent es la madraza de Kukeldash (s. XVI) que está situada no lejos de un gran mercado oriental Chor-Su y hoy en día es una de 23 madrazas del antiguo Tashkent. La madraza fue construida por la orden del ministro de los sultanes Shaybánidas. El ministro tenía el apodo Kukeldash lo que significa “hermano de leche”, es decir su madre era el ama nodriza del gobernador. Esta madraza es interesante porque aquí todavía estudian y viven los estudiantes. Y ahora vamos a visitar la “ciudad moderna”. Veremos el museo de las artes aplicadas. Las tradiciones de artesanía de la gente uzbeka se remontan a la antigüedad. En este museo están recogidas las mejores muestras de artesanía difundida en diferentes regiones de Uzbekistán: por ejemplo allí se puede ver los cuchillos de Chust, la cerámica de Rishtan, el raso de Margilan, los trajes bordados en oro de Bujara y muchas cosas más. No lejos del museo está situada la plaza de la Independencia – es la plaza principal del país, situada en el centro de la ciudad. Exactamente aquí se organizan las fiestas populares. Hace unos años aquí apareció un arco grandioso que por la noche se ilumina con la luz incorporada en el suelo, que le da al aire una luminiscencia “cósmica”. El teatro de Opera y Ballet está a 15 minutos caminando desde la Plaza de la Independencia – vamos a verlo del lado. Sin falta vamos a visitar el Metro de Tashkent. “El metro de Tashkent es el más bello”, se puede oír esta frase no sólo de los habitantes de la capital sino también de sus visitantes. En efecto cada una de las estaciones de metro es única por su diseño y decoración espectacular. Si se fija aquí podrá ver la particularidad de la ciudad de Tashkent y de todo Uzbekistán, es decir la combinación de los estilos – oriental y occidental. Observando las estaciones verá que todas ellas están decoradas de modo diferente. Pero ¡ojo! No se puede sacar fotos aquí. Noche en el hotel.

DIA 3  SAMARCANDA (350 km)
Después de desayunar en el hotel nos trasladaremos a la ciudad de Samarkanda. Puede que ya hayamos oído más de una vez sobre esta ciudad antigua. Es una ciudad-museo, el corazón del comercio de caravanas, que ha conservado el aire excepcional del oriente medieval, y durante su historia ha sobrevivido muchos acontecimientos. En 1220 Gengis-khan destruyó hasta los cimientos la ciudad, pero al pasar unos 150 años durante la gobernación de Amir Timur Samarkanda se hizo la capital reconocida de su gran imperio. En la esfera comercial siempre tenían fama las alfombras de Samarkanda. La noche en el hotel.

DIA 4 SAMARCANDA 
Dedicaremos todo el día de hoy a Samarkanda. Primero visitaremos la plaza más espectacular de Asia Central – Registán (ss. XV-XVII) que está situada en el centro de Samarkanda. La palabra “Registán” significa “el lugar de arena”. Registán surgió como un centro de artesanía y comercio. Es el cruce de seis caminos que iban de las puertas de la ciudad. Precisamente en Registán se vendían y se compraban las mercancías traídas por caravanas. La plaza de tres lados está rodeada por tres sendas madrazas: la madraza de Ulugbek (1417-1420), la madraza de Sher-Dor (1619-1636) y la madraza de Tilla-Kari (1647-1660). En 1417 Ulugbek (el nieto del famoso Amir Timur) empezó aquí la construcción de la madraza que lleva su nombre. En 1420 la construcción se finalizó y la plaza se hizo el centro de la ciencia. En la madraza de Ulugbek – un establecimiento de enseñanza espiritual superior de su tiempo, esa universidad medieval – al principio vivían y estudiaban más de cien estudiantes. En el siglo XVII en Registán se construyeron dos edificios monumentales más: la madraza de Sher Dor y la de Tilla-Kari. Se destacaban por su tamaño impresionante y la riqueza de la decoración. La madraza de Sher Dor (el edificio con liones) que tiene en el portal la representación de dos felinos fantásticos que persiguen dos gamos, es la imagen de espejo de la madraza de Ulugbek. Se construyó durante casi 17 años por la orden del gobernador de Samarkanda Yalangtush Bahodur. 10 años después de finalizar la construcción de Sher Dor durante el reino del mismo gobernador empezaron la construcción de la madraza Tilla-Kari, que cierra la plaza de Registán del norte. El nombre de la madraza significa “dorada”. La madraza a parte de su objetivo principal (la instrucción de los estudiantes), desempeñaba la función de la mezquita principal de Samarkanda. Registán ha conservado su significado de la plaza central de la ciudad hasta nuestros días. Luego por supuesto visitará el mausoleo Gur-Emir – el sepulcro de los Timúridas donde hasta hoy en día yacen los restos mortales del gran adalid Amir Timur. Según la leyenda no se podía abrir su tumba porque si la abrías, habría una guerra cruenta. Cuando los científicos abrieron la tumba en junio de 1945, al día siguiente Hitler atacó la URSS. Después podrá visitar la mezquita Bibi-Khanim (s.XV) que fue construida por la orden de Tamerlán, en la construcción de la cual trabajaban 200 mejores arquitectos, 500 constructores y 95 elefantes de la India; y el observatorio de Ulugbek (s.XV) donde se puede ver un instrumento astronómico único – el sextante. También en Samarkanda vamos a visitar el conjunto arquitectónico Shahi-Zinda (s. XII – XV), el nombre del cual significa “el rey vivo” y está relacionado con Kusam ibn Abbas, el primo del profeta Mahoma, que está enterrado aquí. La leyenda cuenta que Kusam ibn Abbas vino a Samarkanda con los invasores árabes en el siglo VII para predicar el islam y fue decapitado por los infieles. Pero él cogió su cabeza bajo el brazo y se escondió en un pozo profundo donde todavía permanece vivo. Aquí mismo, en Shahi-Zinda yacen los restos mortales de los allegados de Gran Timur. La noche en el hotel.

DIA 5 SAMARCANDA-SHAJRISJABZ- BUJARA (en total 450 km).
Después del desayuno en el hotel nos dirigimos a Shajrisyabz. Todos los monumentos de Shajrisabz de una u otra manera están relacionados con el gran Amir Timur y su familia, porque este famoso adalid nació no lejos de la ciudad, aquí durante mucho tiempo estuvo situada su residencia, aunque la capital era la ciudad cercana de Samarkanda. Por consiguiente, la mayoría de monumentos fue construida por la orden de Timur. En particular es su palacio Ak-Saray, la construcción del cual empezó en 1380 y duró 25 años. Por desgracia, se han conservado sólo dos pilones separados del portal de entrada que antes estaban unidos por un arco que era el más grande en Asia Central (según cálculos de arquitectos, el arco superaba la altura de un edificio de 20 pisos, es decir era de unos 70 metros de altura), pero incluso esta parte que se ha quedado, impresiona mucho y da la idea sobre la grandeza y poder de Tamerlán. Luego vamos al conjunto Dorus Siadat (Lugar del Poder). Ahora es difícil unir todas las construcciones separadas, que están situadas en el centro de Shajrisabz, estos edificios son el mausoleo alto con la cúpula cónica y la cripta subterránea que está a casi 40 metros de él. Pero en la época de Timur formaban parte del mismo conjunto. Timur empezó la construcción del mausoleo en 1376 cuando murió su hijo Jehanguir, que en aquel entonces tenía sólo 20 años. Al pasar 18 años allí enterraron a su segundo hijo Omar-jeque, asesinado durante el asedio de una fortaleza curda. En el siglo XX durante las excavaciones realizadas al este del mausoleo, por casualidad encontraron una cripta subterránea que estaba predestinada, parece, para el mismo adalid. Pero, como ya se sabe, sus restos mortales fueron enterrados en la ciudad preferida de Amir Timur – Samarkanda. La tercera perla de Shajrisabz (según su numeración, pero no importancia) es el conjunto de monumentos que antes estaban amurallados y pertenecían a la Madraza Dorut-Tilavat, el nombre de la cual se traduce como “La casa de la Contemplación”. Aquí están enterradas dos personas muy importantes para Amir Timur: su padre Taragay y el maestro espiritual de Taragay y más tarde de mismo Tamerlán – el jeque Shamseddin Kulol, uno de los fundadores de la orden sufí Nakshbandiya. En 1435 en adición a los mausoleos en el territorio de la madraza construyeron la mezquita de viernes Kok-Gumbaz que significa “La cúpula azul”. Ya nos despedimos de Shajrisabz, nos dirigimos a Bujará. Noche en el hotel.

DIA 6 BUJARA
Después de desayunar vamos de excursión por la ciudad de Bujara. Primero vamos a ver el Mausoleo de los Samánidas (ss. IX – X), que es la perla de la arquitectura de Asia Central. Es el sepulcro familiar de los representantes de una dinastía local, el fundador de la cual era Ismail Samani. El mausoleo es único en su género. Por ejemplo, según los cánones de la arquitectura islámica estaba prohibido construir los mausoleo cubiertos. Parece que por la primera vez transgredieron esta regla al haber construido este mausoleo. Luego, como dicen los historiadores de la arquitectura, el edificio mismo corresponde a todos los cánones de los templos del fuego zoroástricos, es decir está construido según las tradiciones religiosas preislámicas, aunque su construcción coincide con la difusión amplia del islam en Asia Central. Asimismo, el mausoleo de los Samánidas corresponde a los edificios que determinaron las tendencias de la síntesis y asimilación de culturas diferentes, a base de las cuales en adelante se desarrolló el estilo arquitectónico peculiar de Asia Central. A la salida del parque de los Samánidas verá el mausoleo Chashma Ayub (ss. XII-XVI), lo que significa “la fuente de Job”. Este lugar ilustra del mejor modo la influencia de la Gran Ruta de la seda en el desarrollo de todos los estados situados en ella, incluso los más remotos. ¿Quién podría pensar que aquí en Asia Central van a arraigar las leyendas cristianas sobre los personajes bíblicos? La leyenda dice que Job (Ayub) viajaba por esta tierra durante la sequía. La población local, agotada sin agua, le pidió el agua. Entonces él dio con su bastón por la tierra y en aquel sitio brotó una fuente milagrosa que deleita a los viajeros hasta hoy día. Luego verá la fortaleza más antigua de Bujara – la ciudadela Ark, que es una impresionante fortaleza fortificada, de aquí empieza la ciudad antigua de Bujara. El aspecto moderno de la ciudadela corresponde al tiempo de la última restauración de la puertas de Ark (1785-1800) por el gobernador de Bujara Shahmurad, conocido como “el emir sin pecado”. Se cree que durante el reino del emir Nasrulla, conocido por su crueldad como “el emir carnicero”, en una de las paredes de la fortaleza apareció el látigo como el símbolo del poder autoritario. Antes dentro de la ciudadela estaba situada una ciudad entera, que incluía edificios residenciales y administrativos: mezquita, cárcel, tesoro público, residencia de emir y otros. El conjunto Poi-Kalan (s. XII – XVI) es el central en Bujara y se traduce como “a los pies del grande”, es decir “a los pies del famoso minarete Kalan” (su altura es de 46 metros, fue construido en 1127), que es el más alto en Bujara. El minarete se ha conservado de milagro después de las guerras e invasiones. Antes servía como un puesto de observación, luego como el lugar de ejecuciones públicas. A propósito, la palabra misma “minarete” se traduce del árabe como “el lugar donde está encendida la luz”. Con esta construcción grandiosa están relacionadas muchas leyendas, pero ¡no le vamos a contar todos los secretos! La madraza de Ulugbek (s. XV) se construyó en Bujara el mismo año que en Samarkanda, es decir en 1417. Ulugbek era el gobernador justo y de vasta cultura, orientado hacia los ideales altos de la ciencia e instrucción. Es remarcable también su actitud hacia las mujeres. Por ejemplo, vamos a ver la frase tallada en el portal de la madraza de Bujara: “La aspiración hacia los conocimientos es la obligación de cada musulmán y cada musulmana”. Aquí se encontraban también otras palabras: “Que estén abiertas las puertas de las bendiciones de Dios para las personas versadas en sabiduría libresca”. Podemos sólo imaginarnos cómo reaccionaba el clero retrógrado ante la política de ilustración que llevaba al cabo Ulugbek. Luego pasearemos por el conjunto Lyabi-Hauz (ss. XVI-XVII), que componen tres monumentos: la Madraza de Kukeldash (1568), el Khanako y la Madraza de Nadir Divanbegui (1622). Todos los edificios están agrupados alrededor del estanque que está en el centro. Es uno de los pocos estanques que se ha conservado después del secamiento de depósitos de agua en Bujara realizado en el tiempo soviético (hay que decir que en aquel entonces era una necesidad porque los estanques eran los focos de infección que se difundía entre la población local). Es interesante la historia del estanque. Hace mucho tiempo en este lugar estaba la casa de una viuda judía. Según cuenta Dmitriy Page: “Divan-begui decidió que este lugar era ideal para construir el estanque al lado del khanako. Él se dirigió a la viuda ofreciéndole venderle el terreno por un precio muy bueno. Pero la judía no lo consentía. Entonces Divan-begui la llevó al emir, porque estaba seguro de que el emir la obligaría a venderle la casa. Pero Imam Kuli-khan le pasó el caso al colegio de muftis. Los legistas musulmanes prohibieron quitarle la casa a la señora porque los judíos, igual como musulmanes, tenían todos los derechos. Pero el alto dignatario, siendo muy astuto, construyó un canal justo al lado de las paredes de la casa de esta señora. Cuando las aguas del canal empezaron a arruinar los cimientos de la casa, la judía vino a Divan-begui para demandar justicia. Pero él otra vez le propuso venderle el terreno y estaba dispuesto a pagarle el precio de la casa si ella estaba de acuerdo con su proposición. La viuda le contestó que no necesitaba el dinero y que le pedía sólo una cosa, que a cambio le dieran otro terreno con el permiso de construir allí una sinagoga. Divan-begui consintió y le concedió su terreno que tenía en el barrio que ahora se llama “el barrio judío” (mahalya-kuhma). Pronto se construyó la primera sinagoga en Bujara y un estanque grande.” Hay muchas más historias que sabe la antigua Bujara, sólo tiene que estar dispuesto a escucharlas. La noche en el hotel.

DIA 7 BUJARA
Después de desayunar vamos a seguir nuestra excursión. Hoy vamos a ver los alrededores de Bujara. Primero vamos a la residencia de verano del emir de Bujara (ss. XIX-XX) que está a 15-20 minutos de la ciudad. Se llama Sitora-i Mohi Hosa (“el palacio de la luna y las estrellas”). El palacio representa una mezcla fantástica de la arquitectura rusa, oriental y europea, porque el gobernador de entonces Ahadhan antes de empezar la construcción envió un grupo de arquitectos a Yalta y Peterburgo para estudiar la arquitectura occidental. Por eso salió lo que salió, pero el Oriente como siempre ganó – mezclaron varios estilos y recibieron una perla más que enriquece la historia del país y se la puede mostrar a los turistas. Vamos a ver la necrópolis del jeque sufí Bahaaddin Nakshbandi, que se considera la Meca de Asia Central. El mismo Nakshbandi era un místico muy influyente y en su tiempo era el maestro espiritual de Amir Timur y uno de los fundadores de la orden sufí Nakshbandiya, que pronto se hizo una de las órdenes más famosas. Es curioso que la orden se aviniera con el islam oficial y estimulara a sus partidarios con trabajar en provecho de la sociedad, es decir se basaba sobre los principios de sensatez aunque absorbió las nociones heterogéneas de sufíes, zoroastristas y, como afirman ciertas fuentes, incluso budistas. El conjunto incluye muchos edificios diferentes: mezquitas, minarete, mausoleo, khanako. Uno de los más destacados es el sepulcro de emires que representa un laberinto de paredes un poco más altas que una persona. De día en este lugar sagrado reinan la veneración y el silencio y de noche a uno le daría miedo estar aquí, porque detrás de las murallas están los enterramientos reales y de repente te das cuenta de que vas no sólo por un laberinto sino por un verdadero sepulcro. Al lado del estanque hay un tronco seco de morera, al tocarlo cada uno piensa en un deseo. Al regresar a Bujara se puede obtener el mar de placer paseando por los mercados y caravasares de Bujara. Le recomendamos visitar el mercado de oro y de alfombras aunque no quiera comprar nada de esto. Como se dice: “el apetito viene comiendo”. El mercado de oro es curioso porque nadie le va a perseguir ofreciendo su mercancía por el mejor precio, como es habitual en el Oriente – los vendedores esperan que el cliente mismo se acerque. Noche más en el hotel de Bujara.

DIA 8 BUJARA – JIVA (440 km).
Desayuno en el hotel. Traslado a Jiva. Alojamiento en el hotel.

DIA 9 JIVA
Después de desayunar nos esperará el guía en el hotel para hacer la excursión por antigua Jiva. Jiva  es un cuento materializado a la realidad. Aquí veremos muchos monumentos de historia y antiguas casas de barro. Estaréis asombrados de que las curiosidades de Jiva están muy compactas, en el territorio pequeňo valladas por las murallas de ciudad. Ichan-Kala (siglo XVIII – una ciudad interior de Jiva) es la parte más vieja de la ciudad. Precisamente aquí están los objetos principales de nuestra atención: El alcazar Kunya-Ark (s.XVII) El complejo de Pajlaván Majmud (ss. XIV-XIX). El mausoleo de Pajlaván Majmud tiene la cúpula más grande en Jiva la que está cubierta de azulejos celestes con una cima dorada. El mausoleo fue construido en honor de famoso poeta de Jiva y hombre que tuvo fama de su fuerza hercúlea. La madraza y el minarete Islam Khodzha (1908) –unos edificios maravillosos, decorados de mosaico pintoresco. El minarete Islam Khodzha, también lo llaman el símbolo de Khiva y su forma se estrecha hacia arriba, se remonta a las primeras muestras de arquitectura (s.14). El minarete tiene albaňileria que se alterna con rayos de los dibujos esmaltados. Su altura es 56,6 metros, diámetro de zócalo es 9,5 metros. El Palacio de Tash Khauli Alakuli-khan (ss.XVIII-XIX). La mezquita Dzhumá (ss.X-VIII) El minarete y madraza de Mukhammadaminkhan (1831-1855). La fachada de madraza Mukhadamin Jan está decorada del ornamento de ladrillo esmaltado. Hoy en día en este edificio está el hotel, agencia de turismo, caja de cambio, oficina de venta de billetes de pasaje y café. También podemos subir al alcázar Akshish-Bobo, de donde se abre un panorama maravilloso a toda la antigua ciudad Jiva.

DIA 10 JIVA – URGENCH – TASHKENT
Después del desayuno temprano nos trasladaremos a Urgench (30 km). Vuelo a Tashkent HY1052 09:40/11:00. Traslado al hotel. Alojamiento. Tiempo libre.

DIA 11 TASHKENT – CIUDAD DE ORIGEN
Traslado al aeropuerto. Salida en vuelo de línea regular con destino a la ciudad de origen. Llegada y fin de programa.

Salidas los martes, miércoles, jueves y sábados.

Grupo de 10 personas o más: 1.470 €/pers
Grupo de 7-9 personas: 1.520 € pers
Grupo de 5-6 personas: 1.570 € pers

Salidas TK en clase T

Spto Hab Individual: 280 €
Spto grupo 3-4 pers: 196 €
Spto grupo 2 pers: 280 €
Spto Guía español: 350 €/grupo

- Vuelos internacionales en línea regular
- Alojamiento con  desayuno en habitaciones dobles en hoteles de 3*-4*
- Excursiones según programa con visitas a los monumentos principales
- Guías locales de habla inglesa
- Entradas para los museos y monumentos principales de cada ciudad
- Transporte confortable, durante todo el itinerario, incluyendo el recibimiento y las despedidas en el aeropuerto
- Agua mineral 1 botella/1 día/1 persona
- Flores para el recibimiento del grupo en el aeropuerto
- Regalos-recuerdos para los turistas.
- Seguro VIP 2500
- Seguro GIF (Garantía insolvencia financiera)

NO INCLUIDO:
- Tasas aeropuerto (310 €/pers. aprox)
- Visado a Uzbekistán
- Suplemento por el guía-acompañante de habla española durante todo el recorrido
- Alimentos (excepto los desayunos)
- Fotos en algunos lugares de visita (en algunos lugares de visitas de excursión el coste se cobra aparte)
- Servicios que no se indican como incluidos.

Próximamente

Tashkent: Park Turon 4* o similar
Samarcanda: Grand Samarkand Superior 4* o similar
Bukhara: Zargaron Plaza 4*/Omar Khayam 3* o similar
Jiva: Asia Khiva 3*/Old Khiva 3*/Orient Star Khiva 3*